Últimas entradas

¿Es cara la honestidad? - Servicios de Interim Management - Interim Managers de primer nivel
19224
post-template-default,single,single-post,postid-19224,single-format-standard,cookies-not-set,ajax_fade,page_not_loaded,,wpb-js-composer js-comp-ver-5.6,vc_responsive

¿Es cara la honestidad?

¿Es cara la honestidad?

¿Es cara la honestidad?

Rotundamente sí. Es la respuesta impulsiva y espontánea que sale cuando me hago esta pregunta. Y me la hago muy a menudo últimamente.

Estoy en un momento vital, personal y profesional, en el que me cuestiono muchas cosas. Un momento que la gran mayoría calificaríamos de madurez. Es la madurez el inicio de la retirada, el equilibrio entre ambición y conciencia, entre pasión y serenidad? En mi opinión, la madurez es un momento de plenitud, que sólo se alcanza cuando se tiene conciencia plena (valga la redundancia) de todo lo que hemos hecho, de todo lo que todavía nos queda por hacer y sobre todo de cómo queremos seguir aportando nuestro granito de arena.

Y en el cómo está el quid de la cuestión. El cómo es el que nos pone en un brete cuando llega la madurez. El cómo incomoda. En mi caso, el cómo es la honestidad. Y estoy pagando un precio muy alto.

Por honestidad he pignorado un proyecto profesional en el que he invertido mucho y que según lo establecido era irrenunciable. Por honestidad he roto con mi proyecto vital de una manera que nunca hubiese imaginado. E insisto, estoy pagando un precio muy alto.

Pero de repente, ocurre algo que reafirma: el otro día, alguien me dijo “eres una persona muy franca, Melanie y junto a tu experiencia, es lo más importante para emprender nuevos proyectos profesionales”.

En esta época en la que el talento senior (y sí, digo talento senior para enfatizar lo positivo de las dos palabras, es decir talento experimentado), tiene que luchar por seguir en la brecha, es importante no renunciar a lo que nos distingue y sobre todo a lo que nos hace muy valiosos: la experiencia, por supuesto, pero sobre todo la plenitud de saber qué podemos aportar y cómo queremos hacerlo. En mi caso con honestidad, pero en otros será con humildad, con innovación… con el “cómo” más importante para cada uno.

La presión para acomodarse a lo establecido es fuerte, los condicionantes para no salir del camino trazado son muchos, pero como contrapartida, afortunadamente cada vez es más potente la tendencia de aprovechar el talento senior que ha “sacado los pies del tiesto”, en la forma que sea, como freelance, consultores, como colaboradores en proyectos puntuales, etc… para obtener un valor extra(ordinario) para las organizaciones.

En interimTalentia lo tenemos claro. Nuestro equipo de directivos senior ha apostado por un modelo en el que cada uno, aportando su cómo al ecosistema, brinda un valor multifuncional y diferencial a sus clientes.

Respondiendo de nuevo a mi pregunta: sí, rotundamente, la honestidad es cara. Pero el precio que se paga es justo tanto para el talento senior, por la libertad que da, como para los clientes de ese talento, porque invierten en un valor seguro.

 

Melanie de la Vega
Talento Asociado – Dirección de Comunicación