Últimas entradas

Éxito y liderazgo en la Mediana Empresa - Servicios de Interim Management - Interim Managers de primer nivel
18664
post-template-default,single,single-post,postid-18664,single-format-standard,cookies-not-set,ajax_fade,page_not_loaded,,wpb-js-composer js-comp-ver-5.6,vc_responsive

Éxito y liderazgo en la Mediana Empresa

Éxito y liderazgo en la Mediana Empresa

Uno de los momentos críticos de la evolución de una empresa mediana con éxito es aquel en que, por su crecimiento en volumen y complejidad, el fundador, generalmente presidente y director general, ya no puede abarcar el conjunto de procesos y decisiones críticas. Ha de recurrir a mandos intermedios que dirijan las diferentes funciones y procesos de la empresa: comercial, industrial, desarrollo, financiero, logística, …

Hasta entonces, el fundador había formalizado poco sus modos de decisión. Interactuaba directamente con los principales clientes, conocía y anticipaba los cuellos de botella de producción, regulaba la actividad, controlaba los márgenes, marcaba la pauta del desarrollo de nuevos productos y servicios, definía, seguía y reactualizaba las prioridades de acciones de progreso, reorientaba recursos humanos y materiales continuamente. Y en general hacía esto sin darle ni siquiera los nombres “técnicos” que acabo de enumerar. Todo esto él lo llamaba “gestionar la empresa”.

Pero llega un momento en que gestionar la empresa deja de ser tomar decisiones operacionales (o en todo caso pasar a tomarlas muy de vez en cuando), y ante todo definir las herramientas para que los mandos intermedios puedan hacerlo.

La definición, reactualización y control de estas “herramientas” se convierten en la principal actividad del primer ejecutivo. Estas herramientas consisten en:

 

  • Organización de la empresa. Repartición de roles y responsabilidades
  • Nombramiento (por contratación externa o promoción interna) de los mandos intermedios y el equipo de dirección. Formación, desarrollo y coaching de estos mandos.
  • Visión, misión, estrategia y táctica de la empresa
  • Elementos fundamentales de la cultura de la empresa: valores, comportamientos. Aplicaciones de éstos en la gestión del personal
  • Métodos de retribución del personal. Salarios de base, incentivos. Apreciación del desempeño. Detección y desarrollo de altos potenciales. Recompensas y penalizaciones.
  • Objetivos Estratégicos y tácticos. Métodos de cascada en los objetivos del personal e influencia en su retribución
  • Clarificación de los principales procesos críticos de la empresa y de líderes y responsabilidades en estos procesos:
    • Planificación estratégica y táctica. Previsiones de ventas, asignación de recursos, inversiones en personal o material
    • Gestión de clientes, canales, productos, precios y márgenes
    • Operaciones: order to Cash (venta, pedido, compras, producción, logística, entrega, facturación, …) Acciones de mejora de eficiencia (costes) y eficacia (calidad de servicio)
    • Innovación y desarrollo. Lanzamiento de nuevos productos
    • Responsabilidad Social Corporativa
  • Gestión de las grandes transformaciones de la empresa (nuevos procesos, business models, reorganizaciones, …)
  • Métodos de gobierno y pilotaje de los procesos, resultados y acciones de la empresa, que favorezcan la responsabilización y el trabajo en equipo de los mandos intermedios. Con reglas de remonte de las decisiones al primer ejecutivo

Y, por último, una gran herramienta del líder es su ejemplaridad: la manera en que se comporta ante los clientes, su personal, sus proveedores; en que afronta las situaciones críticas, las decisiones, los momentos de stress, de éxito, de fracaso; las respuestas que da y las que no da; las preguntas que hace y las que anima a que se le hagan; la confianza que transpira, los errores que permite y los que no;

En fin, su rigor, resiliencia, generosidad, escucha, empatía, humildad, exigencia, respeto, … se contagiarán irremediablemente a sus mandos intermedios y al resto del personal, y todos los colaboradores se convertirán en una extensión del líder. Su espíritu estará en todas partes, y en todas las decisiones, como lo estaba físicamente en los primeros años de la empresa.

Estas herramientas pueden ser implantadas progresivamente, empezando con acciones muy simples, y crecer adaptándose a los retos de la empresa. El peligro de hacerlo solo reside en que las consecuencias de errores de inexperiencia pueden tener consecuencias graves, porque con esta transformación del liderazgo se toca a la esencia de la empresa. A veces es difícil volver hacia atrás. Los dirigentes evitan estos riesgos, ganan tiempo, coherencia y eficacia siendo aconsejados y guiados por otros ejecutivos con experiencia que ya las han aplicado en otros contextos. He aquí un valor añadido importantísimo del equipo de directivos multidisciplinar de interimTalentia.

Lo que es seguro es que, en definitiva, es un camino apasionante …

 

Carlos Echanove
Talento asociado – Dirección Industrial y Logística